11 Canciones para dedicarle a tu ex.

Soy de esos ridículos románticos que creen en el amor para siempre, aunque creo que las cosas no siempre son fijas y que las emociones son energía y como tal, están destinadas a no permanecer siempre de la misma forma; quiero decir, nunca dejas de querer a alguien y aunque nunca se vuelvan a ver y las cosas “hayan terminado mal” siempre quedará ese pequeña pregunta en la cabeza: ¿qué queda de lo que fuimos?

Es por eso que les presento una selección de canciones para dedicar a ex novios, ex novias y ex personas que alguna vez fueron lo más importante de nuestro pasado, pero que hoy, son solamente cenizas.

  1. Metronomy – The upsetter.

Si quieres malacopear con buen gusto, pasarte toda la noche texteando a tu ex, diciéndole lo mucho que te duele que te deje y que te mande al cajón del olvido, esta la canción ideal para iniciar el drama. Está mamón decirle a alguien que le quieres y no recibir ni un ápice de respuesta o saber que aunque te digan “eres lo más importante en mi vida”, vas a recibir también un “pero estamos mejor separados”. Para esos momentos, Metronomy se pone de incómodo, con el corazón roto y con ganas de un amor que a penas y da para más, pero ay, qué noche tan cabrona me estás haciendo pasar.

2. Natalia Lafourcade – Hasta la raíz.

Olvidar es básicamente imposible, y quien diga que logró olvidar por completo a un gran amor miente de una manera muy probable. Cuando te metes en la vida de alguien, te le entierras y se te entierra en lo más profundo, deja ahí sus restos y raíces. Después de todo, no es un verdadero amor si no te transforma y al terminar, aunque todo te lo recuerde y lo lleves por dentro, terminas siendo otra persona. O eso quiero creer, que el corazón roto te hace ver las cosas de un modo sumamente diferente.

3. Miranda – Extraño.

Llega un momento en el que no sólo extrañas el recuerdo de aquello que no duró, realmente empiezas a extrañar cosas concretas y naturales: verlo fumar, la forma de su pecho, cómo se acomodaba contigo al dormir. Pfff. También uno comienza hasta extrañar sus arranques de locura, su mal genio y su inteligencia. Miranda, nos trae esta gran canción de su más reciente disco, Safari. Empiezas a temer por tu cordura, te da miedo sabe por fin cuando empezarás a dejar el pasado atrás y dejar de extrañar.

4. Dënver – Miedo a toparme contigo.

Entras al metro, vas en la pendeja y, ¡sorpresa! tu ex va en el mismo vagón que tú. Ambos se sacan de pedo pero ninguno hace nada, te comportas como si “no lo conocieras”, como si fuera un extraño más. Pero todos ahí sabemos que NO ES UN PUTO EXTRAÑO. Es una de las personas que más te conoce y está ahí, con su bronceado atractivo. Soy de la idea que aunque la gente no termine bien, no deberíamos ser extraños, solo un tanto cordiales, después de todo ya no habría por qué discutir y los problemas se los lleva el tiempo. También, soy enemigo número uno stalkear a mi ex, realmente no quiero saber si es más feliz su vida, realmente no.

5. Robyn – Dancing on my own.

Lo que le sigue a encontrarte a tu ex es encontrarte a tu ex con su nueva pareja. Eso si es miedo y no mamadas. Eso se siente de la verga, porque probablemente el karma lo pone todo para que tú vayas con tus peores fachas y no como si el mundo fuera una pasarela. Afortunadamente, también bailar solo está chido y aprender a vivir la vida como individuo alivia muchos y muchos peros. Por otro lado, ¿tu nueva amiguita te quiere más que yo? NO LO CREO.

6. Selena – No me queda más.

Lo aceptas, has perdido y no te queda otra que resignarte a que ya no fue. Pero ay cómo duele que las cosas ya no sean; entonces, le subes con todo a Selena y biencopeas deseándole que le vaya bonito, te acuerdas que fue lo más dulce y lo más maravilloso que te ha pasado. Aún así, siempre te quedará la pinche esperanza de que no pasó, de que no hay futuro y de que han decidido partir por caminos separados y que además, le deseas todo el amor del mundo porque en el fondo, se lo merece.

7. The Pierces – Ruin.

No, no lo aceptas. De hecho tenemos que olvidar el punto anterior, no le deseas lo mejor, sino todo lo contrario. No quieres que sea feliz y estaríamos todo mejor si el muy cabrón o la muy puta volviera arrastrándose y pidiendo perdón. No se merece la “buena suerte”, ni “todo lo mejor”. Esos son puros choros para sentirte bien contigo, en el fondo te arde el orgullo y quieres que la vida y el universo se pongan de tu lado y lo castiguen como se merece con destino de dolor y desgarre.

8. Supersónicas – Qué grosero.

No hay corazón roto que no esté ardido, peor aún si te enteras que tu ex anda por ahí hablando de más, quedando como la pobre víctima y no, no lo es. Pero eso te ganas por meterte con patanes como él, lo perdonas sólo por desprecio y aunque te termines enredando con cualquiera, el peligro más grande es que uno si ama de verdad y no por jugar. Pero te lo mereces, por pinche grosero y culero, por haberme dejado y por que nunca hubo un “felices para siempre”.

9. Adele – Rolling into deep.

Pasando el asunto ardido, te relajas, te calmas y empiezas a verte como la ex-novia psycho que no quieres ser, sobre todo porque has decidido ya no dedicarle tanto odio (al fin y al cabo, el amor y el odio son casi lo mismo) y que por cierto, podría ser una pérdida de tiempo que podrías invertir en otros proyectos. Aún así, con el tiempo sólo quedan cicatrices y te das cuenta que lo peor ya pasó y Adele, que es la reina de las canciones para quien trae el corazón pisoteado lo sabe y lo explica.

10. Tunacola – The woods.

Te avientas a la guerra y lo único que esperas es que haya alguien contigo en la trinchera. Casi nadie quiere estar solo, y todos necesitamos de un cómplice, pero querer se oye fácil y olvidar es un arte. Uno se enamora en sólo unos segundos (como Yuri, sólo nos basta una hora), pero dejar ir es lo más cabrón del mundo. Pero Tunacola lo sabe bien y sabe que además los momentos más tristes se endulzan con buena música. Gracias Tunacola.

11. Juan Gabriel – Se me olvidó otra vez.

No hay drama de ex-pareja sin JuanGa, así que para cerrar nuestra playlist lo hacemos con broche de oro (y piedritas y lentejuelas y demás jotería) porque para dejar ir hay que hacerlo con clase, estilo y arrogancia barroca. Y así, te pasmas, con el corazón roto y esperando que ese amor decida regresar, tú no te vas a mover de donde estás, para que si decide regresar ni siquiera te tenga que buscar, así las cosas. Probablemente tu ex ya se olvidó de ti, pero tú, no lo vas a dejar de querer nunca. 😦

También escucha: 11 canciones para que no regreses con tu ex.

4 Pensamientos

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s